viernes, 14 de octubre de 2011

Expulsada de misa por llevar una bandera de España en Barcelona el 12 de octubre

Tomo la noticia de Libertad Digital. Es así:

"Una profesora de Lengua y Literatura española, Carmen Leal, fue expulsada de una iglesia por llevar consigo una bandera de España.

Leal, de 75 años de edad, acudió el 12 de octubre a la Parroquia de Nuestra Señora del Pilar de Barcelona a la Misa de la Virgen homónima, conocida como ‘misa baturra’. A esta celebración acude un gran numero de feligreses, y se cantan y bailan rondallas y jotas durante la ceremonia.

Esta profesora cuenta en La Voz Libre que tiene por costumbre ir a esta eucaristía con una bandera de España "plegada al cuerpo y sin hacer alardes". Carmen Leal dice estar acostumbrada a que, durante el recorrido desde su casa hacia el templo, haya más de uno que le tilde de "facha" y "franquista".

Sin embargo, una vez en la parroquia, a Carmen se le acercó un hombre que le dijo que no podía estar en la Iglesia con esa bandera por "órdenes del Obispo". "Yo no le echo a usted, sino a la bandera", agregó.

Carmen cuenta que "mi fe y mi educación me impidieron montar un escándalo y por eso me fui sin más", pero confiesa que cuando regresaba a su casa lloró de impotencia.

Carmen Leal forma parte de la Asociación por la Tolerancia y fue miembro de Ciudadanos, siendo por entonces muy crítica con su presidente, Albert Rivera."

Con situaciones como la citada y los ataques a los niños andaluces por su lengua, para acabar en la ofensa a los agricultores andaluces tildandolos de vagos y bebedores de alcohol, por estar siempre en un bar, los catalanes se están ganando un perfil impropio de un pueblo culto.

Si, además, el asunto de la noticia es el odio a todo lo español, incluida la bandera, resulta que la imagen de los catalanes en el resto de España deja mucho que desear.

Tomás de la Torre Lendínez

1 comentario:

  1. Ir a Misa no es para un miting político, la bandera de España pertenece a esta nación española, a este mundo, pero ir a Misa, es para santificarnos, buscando las cosas del cielo, no los de la tierra, como enseña San Pablo, nuestra verdadera morada es el cielo, no este mundo-

    En el Reino de Dios no hay divisiones de banderas, sino una vez allí, todos nuestros pensamientos estarán sujetos a Dios, y será nuestra alegría, la unidad que los católicos deseamos, sin relativismos, y todos gozosos.

    Pero ahora que estamos en España, Cristo se ha fijado en nuestra nación, y María Santísima ama a España, España como nación profundamente católica por decisión de la Voluntad de Dios, y así lo ha repetido nuestro querido Santo Padre Benedicto XVI en las Jornadas Mundiales de la Juventud, y delante de los reyes de España, y no debemos olvidar sus palabras, las del Santo Padre, que nos anima a amar a España, pero no es necesario llevar banderas a las iglesias para oír la Santa Misa, que nuestra costumbres debe ser por encima de lo terrenal, donde está Cristo es ahí donde debemos estar.

    Pues como banderas, sea un crucifijo, que llevemos en nuestro cuello, pues esto no puede molestar a los que están en vías de salvación eterna, pero se escandalizará los que están enfrentados a Cristo y a la Iglesia, pero no podemos dejar de llevar nuestra identificación cristiana, mejor que una bandera es Cristo y María Santísima.

    ResponderEliminar