lunes, 12 de septiembre de 2011

Nuevo rector del Seminario Pontificio de Comillas

Los aires que llegan de Roma son fortalecer la formación de los futuros sacerdotes tanto en los seminarios diocesanos, como en los colegios de formación internacional para sacerdotes y religiosos de la orden que sea.

Ahora, le ha tocado a Comillas, cuyo Colegio Mayor acaba de cambiar de rector. El que ha tomado posesión viene desde Roma, en cuya Universidad Gregoriana era director de la comunidad de profesores jesuitas. La especialidad del padre Arana es la dirección espiritual.

Él mismo ha declarado lo siguiente sobre el Colegio Mayor de Comillas:

“Un Seminario Pontificio Internacional, que privilegia la calidad sobre el número (sólo cuenta con 25 residentes), con vocación de formar según la tradición ignaciana, que aúna virtud y letras, y fiel a las exigencias de solidez de vida y doctrina y de radicalidad sacerdotal reclamadas por Benedicto XVI. Sacerdotes y futuros sacerdotes sabios y santos, capaces de liderar comunidades con arrojo evangelizador y de responder al anhelo de una vida plena que anida en el corazón de sus hermanos”.

Desde aquí le deseo mucha suerte en su nuevo cargo. La va a necesitar. Y ruego al Señor que le ayude con su gracia a reactivar tan importante lugar de formación sacerdotal.

Quien desee saber más dejo este enlace:

http://revistaecclesia.com/content/view/28747/1/

Tomás de la Torre Lendínez

1 comentario:

  1. En la nueva evangelización y la necesidad de que el Señor envíe sacerdotes muy santos, pues todos les necesitamos.

    Es edificante de que todavía esta nueva generación de sacerdotes, y ya antes, como seminaristas, su atención al Papa Benedicto XVI, centrándose en sus palabras. Sacerdotes jóvenes, muy piadoso, los había que se veía con el traje eclesiástico, clergyman, o la sotana, y lo llevaban con dignidad.

    Cuando usan esta forma de su vestir sacerdotal, se ve más felices, más entregados a la Voluntad del Señor.

    Esa alegría de esos sacerdotes jóvenes, indicaban que Cristo estaba en sus corazones, es la buena noticia.

    Un error que se debe corregir, es que los seminaristas, no deben poner parte de su corazón en los entretenimientos que causen riesgos irreparables por la que otros muchos han apagado la fe tenían.

    Que Dios ilumine a todos los rectores de los seminarios, a cada seminaristas, sacerdotes, para que la santidad en ellos, no encuentren ningún tipo de obstáculos.

    ResponderEliminar