martes, 6 de septiembre de 2011

Dedicado a los curas antijuanpablistas de Sevilla

"El arzobispo de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo, ha solicitado a la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos la inclusión en el calendario litúrgico propio de la memoria del Beato Juan Pablo II.

El citado Dicasterio de la Curia Romana ha respondido favorablemente a tenor de la normativa dictada con ocasión de la beatificación de Juan Pablo II, el pasado 1 de mayo.
El 22 de octubre es la fecha elegida para la memoria libre del Beato Juan Pablo. El 22 de octubre de 1978 fue la misa de comienzo oficial de su ministerio apostólico petrino."

De esta forma comienza la noticia leida en Ecclesia Digital. Quien desee conocerla entera aquí tienen el enlace:


La noticia tiene unas consecuencias que no están recogidas en la reseña. Son las siguientes:

1.- Los curas ciudadanos de Sevilla que no tragan al Beato Juan Pablo II ya lo tienen colocado hasta en el calendario litúrgico de la propia diócesis.

2.- Estos mismos curas tendrán que plantearse en conciencia si estar en la postura de rechazar al Beato Juan Pablo II, o cuando llegue el 22 de octubre celebrar la misa propia de esa fiesta litúrgica, con lo que tendrán que poner en paz su conciencia de pastores, fieles a Roma y su obispo propio, monseñor Asenjo.

3.- Estos curas antijuanpablistas se tendrán que comer sus propias ideas, o ser valientes y volver al redil de la comunidad diocesana sevillana, donde también existen laicos que no tragan al Beato Juan Pablo II ni en pintura, aunque pronto lo tendrán en imagen dentro de Sevilla.

La conclusión es sencilla: como las lentejas, o las comes o las dejas. No se puede poner una vela a Dios y otra al diablo.

Tomás de la Torre Lendínez


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada