martes, 13 de septiembre de 2011

La Cruz, la mejor medicina para nuestra vida cristiana

Hoy es la Fiesta de la Santa Cruz. Durante los días de la JMJ se entregó a los peregrinos una caja de una medicina única y exclusiva. En la portada de la cajita aparece el nombre del fármaco: Nadie tiene Amor+grande. En su interior está un crucifijo plateado, que cada joven ha portado en los días madrileños con el Papa, y que ahora tiene en su casa y en su familia.

El prospecto de la caja de la medicina única exclusiva se puede leer hasta 10 pasos, como lo que es un Crucifijo, las indicaciones, las contraindicaciones, las precauciones, las advertencias, las dosis, el modo de empleo, los efectos secundarios, los olvidos y la duración del tratamiento.

Este Crucifijo lo tengo conmigo a diario. Es la mejor de las medicinas que se pueden uno administrar. Es la mejor escalera para llegar antes al Cielo.

Quien desee leer el prospecto con detención lo tiene facil. Solamente picando sobre el siguiente enlace. La lectura la recomiendo como sacerdote, médico de las almas.

http://revistaecclesia.com/content/view/28773/1/

Tomás de la Torre Lendínez

1 comentario:

  1. Gracias Padre, por compartirnos a los lejanos este bello artículo. Seguiré su consejo. Bendiciones

    ResponderEliminar